Para muchas personas he sido como el desastre que está por suceder, el miedo que nunca pensaron que podrían acumular, la pesadilla que ronda sus subconsciente sin piedad, el cazador que les acecha como presas condenadas… irreductible, inamovible, invencible, infalible.

No puedo decir que me enorgullezcan mis acciones, he cometido muchos errores y los seguiría cometiendo si no se hubiera cruzado en mi camino la única persona capaz de superarme. Conozco tu penitencia, comparto tu castigo y nunca me resignaré a creer en tu maldad. No, al menos, mientras tus actos posean una justificación que te niegas a otorgarles.

Noble, atento, leal, siempre guiando al perdido y levantando al caído. Sé que no deseas agradecimientos y no te los daremos, ni ella ni yo, pero aunque seas invulnerable protegeré tus pasos como tú has cuidado de los míos.

Anuncios