“Sí, quizás, esta noche lo  he notado, me vine abajo a pesar de tener todo a mi favor. La extraño y ella a mi no, es inevitable caer en el recuerdo de los momentos que me regalaba, sería más sencillo si en lugar de recordar sus momentos recordara tan solo su físico, su cara, sus ojos, no sé… aparta de mi esa botella, estoy hablando demasiado.”

“Si sé que sonríe el motivo me da igual. Soy egoísta como todos los humanos y preferiría que lo hiciera cerca por supuesto, pero que sonría es lo primero lo demás no importa y eso me incluye”

– Pero… ¿tú la quieres?

– Joder, eso es… esto… bueno, no lo sé… me encanta.

– Nunca creí que te vería dudar sobre algo así.

– Eso es porque con el resto conocía el claro NO de la respuesta.

– ¿Y que pasa con…?

– Nada, absolutamente nada.

– ¿Y por qué no te arriesgas? Sé que no es por miedo.

– Digamos que… por ella… es complicado.

– ¿Tan complicado como para…? En fin, ya sabes.

– Vámonos anda, nos esperan y necesito aire mientras nos mantenemos en silencio por el camino.

– ¿Le puedo…

– Ni se te ocurra.

– De acuerdo, discúlpame.

– Sabes que odio que me pidan perdón tanto como que me den las gracias… camina y calla.

– …

“Ya me conoces, ojalá supiera ser más claro, ojalá mis palabras llegasen a otros destinos, ojalá ella quisiera que lo hicieran, ojalá fuera sencillo”.

Y ojalá… esto que escribo fuera mio y no tuyo.

Anuncios